Inicio
Blog
CONDUZCA MÁS SEGURO
CONDUZCA MÁS SEGURO

CONDUZCA MÁS SEGURO

CONDUZCA MÁS SEGURO

Conducir fatigado es la cuarta causa de siniestralidad en nuestras carreteras.

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y la Universidad de Granada han diseñado un nuevo sistema de sensores de bajo coste que detecta síntomas de fatiga y situaciones de distracción de los conductores y que ayuda a prevenir posibles accidentes de tráfico.
La fatiga se pone en manifiesto con una visión borrosa, aumento del parpadeo, tensión nerviosa entre otros.

Este equipo está formado por cuatro sensores que monitorizan los diferentes parámetros físicos que presente el conductor. Las soluciones actuales al problema de la fatiga al volante solo se fijaban el en comportamiento del rostro y de los ojos, pero este sistema va más allá.

El sistema consta de una placa electrónica que actúa como unidad central de procesamiento, dos sensores de presión ubicados en el volante y otros dos que miden la temperatura del conductor y monitorizan ambas manos, un sensor de luz en el reposacabezas que alertaría de posibles cabezadas al conducir y el dispositivo (zumbador) que genera la alarma acústica en caso de detectar un estado de fatiga o distracción.
Todo esto se completa con un sensor de choque que detecta colisiones o frenado repentino y un pulsador colocado en el volante que sirve para resetear el sistema.

¿Cómo funciona el sistema?

Los sensores están conectados a la placa electrónica central, que recibe datos de los sensores cada segundo y los procesa y analiza mediante un algoritmo, para comprobar si los valores recogidos permanecen dentro de los umbrales considerados normales o seguros. Cuando cualquiera de estos sensores supera estos umbrales, el algoritmo trata de definir si es una falsa alarma o si los sensores han registrado una posible situación de fatiga o distracción del conductor del vehículo.
En caso de que se esté ante una situación real de fatiga el sistema lanzara un zumbido que alertará al conductor.

Los meses de verano son los más propensos a que suframos episodios de fatiga al volante, ya que se realizan gran cantidad de desplazamientos y las altas temperaturas. Es muy importante tener una buena hidratación durante la conducción.

Para evitar la fatiga se debe:

Dormir 7 horas y evitar los viajes después de la jornada laboral.

Colocar el asiento de la manera que nos resulte más cómodo.

No bajar la vigilancia, aunque nos queden pocos kilómetros.

Durante el viaje hay que descansar cada dos horas o 200 kilómetros y aprovechar para hacer unos estiramientos.

Tomar bebidas refrescantes ya que ayudarán a despejarse y mejorar los niveles de atención

CONDUZCA MÁS SEGURO

Conducir fatigado es la cuarta causa de siniestralidad en nuestras carreteras.

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y la Universidad de Granada han diseñado un nuevo sistema de sensores de bajo coste que detecta síntomas de fatiga y situaciones de distracción de los conductores y que ayuda a prevenir posibles accidentes de tráfico.
La fatiga se pone en manifiesto con una visión borrosa, aumento del parpadeo, tensión nerviosa entre otros.

Este equipo está formado por cuatro sensores que monitorizan los diferentes parámetros físicos que presente el conductor. Las soluciones actuales al problema de la fatiga al volante solo se fijaban el en comportamiento del rostro y de los ojos, pero este sistema va más allá.

El sistema consta de una placa electrónica que actúa como unidad central de procesamiento, dos sensores de presión ubicados en el volante y otros dos que miden la temperatura del conductor y monitorizan ambas manos, un sensor de luz en el reposacabezas que alertaría de posibles cabezadas al conducir y el dispositivo (zumbador) que genera la alarma acústica en caso de detectar un estado de fatiga o distracción.
Todo esto se completa con un sensor de choque que detecta colisiones o frenado repentino y un pulsador colocado en el volante que sirve para resetear el sistema.

¿Cómo funciona el sistema?

Los sensores están conectados a la placa electrónica central, que recibe datos de los sensores cada segundo y los procesa y analiza mediante un algoritmo, para comprobar si los valores recogidos permanecen dentro de los umbrales considerados normales o seguros. Cuando cualquiera de estos sensores supera estos umbrales, el algoritmo trata de definir si es una falsa alarma o si los sensores han registrado una posible situación de fatiga o distracción del conductor del vehículo.
En caso de que se esté ante una situación real de fatiga el sistema lanzara un zumbido que alertará al conductor.

Los meses de verano son los más propensos a que suframos episodios de fatiga al volante, ya que se realizan gran cantidad de desplazamientos y las altas temperaturas. Es muy importante tener una buena hidratación durante la conducción.

Para evitar la fatiga se debe:

Dormir 7 horas y evitar los viajes después de la jornada laboral.

Colocar el asiento de la manera que nos resulte más cómodo.

No bajar la vigilancia, aunque nos queden pocos kilómetros.

Durante el viaje hay que descansar cada dos horas o 200 kilómetros y aprovechar para hacer unos estiramientos.

Tomar bebidas refrescantes ya que ayudarán a despejarse y mejorar los niveles de atención.


 

Recambios Carballo

Siempre cerca del cliente, preocupándose por intentar resolver sus necesidades.

comments powered by Disqus